martes, junio 12, 2007

Fidel , el chándal y el marxismo

Caballeros, no pude resistir la tentación de citar esta obra maestra...¿de qué género? Vaya usted a saber!
He citado el artículo casi completo, salvo el último párrafo (igualmente genial), para evitar  cualquier lío con los derechos de autor. De este modo, sólo estoy citando a Rebelión, ¿no es cierto?

Advertencia: cuidado, no se vayan a morir de la risa, como casi me sucede a mi cuando descubrí esta joya.

Francisco Umpiérrez Sánchez
Rebelión

“Cuánta necesidad hay en el mundo de hoy de transitar desde la abominable superficialidad a liberadora esencialidad”

En ocasiones hay imágenes que se vuelven absolutamente universales y se convierten en símbolos. Se me ha deslizado el pronombre impersonal “se”. Pero en verdad no hay nada de impersonal en todo esto. Así que será mejor decir que hay ciertos medios de comunicación, con determinados intereses nacionales e ideológicos, que convierten a ciertas imágenes en universales y en símbolos. Los medios de comunicación capitalistas han querido convertir esta imagen, la de Fidel Castro vestido con el chándal de Adidas, en un símbolo de la victoria del capitalismo sobre el socialismo. Y no sólo lo ven así los ideólogos de la derecha sino incluso algunos ideólogos de la izquierda.

Boris Izaguirre, un vividor que se ha abierto hueco en el mundo de los medios de comunicación españoles, ejercitando el arte del análisis superficial y banal, ha hecho la siguiente lectura de la imagen de Fidel Castro: “Lo más llamativo de esta imagen no es que Fidel aparezca siempre con el mismo chándal sino que sea de la marca Adidas. Cuando Adidas es de las marcas más capitalistas que hay. No cabe si no preguntarle a Fidel Castro: ¿Dónde ha quedado el comunismo?”. Lo peor de todo esto es que esta clase de juicios tiene credibilidad en amplios sectores sociales y en destacados intelectuales. E incluso, como señalé antes, hay personalidades de la izquierda que han admitido que esto supone una victoria del capitalismo sobre el socialismo.

Pero deshagámonos de esta superficialidad haciéndonos las preguntas pertinentes: ¿Quién hizo el chándal que llevaba puesto Fidel Castro? ¿Quizás los propietarios de la empresa Adidas? Resueltamente que no. ¿Quiénes lo hicieron entonces? Lo hicieron los trabajadores de la empresa Adidas. No podía ser de otro modo. Así que el chándal de Adidas sólo es un símbolo del capitalismo para el burgués o para el apologista del sistema burgués, pero para los marxistas es signo del trabajo. Y en consecuencia Fidel Castro debería felicitar a los 15.876 empleados de Adidas por su encomiable trabajo y comunicarles que usa esa prenda como homenaje a ellos.

Rebelion. Fidel Castro y el chándal de Adidas

Blogged with Flock

6 comentarios:

V.A.Starosta dijo...

una joya de la nueva literatura boliviana. Fíjense sobre todo en la estraordinaria figura poética: "estirpe de bronce y luz". Creo que es difícil de superar. Este texto fue publicado en www.aporrea.com

A FIDEL EN SUS OCHENTA AÑOS
Por: Ma. Bolivia Rothe C.
Fecha de publicación: 14/08/06


Ochenta años de vida no son pocos; sobre todo, no son pocos cuando cada día de esos ochenta años han estado llenos de ideales, de hechos extraordinarios; no son pocos, cuando se trata de tus ochenta cumplidos, tú que eres el icono de todo cuanto es digno y bueno en este planeta.

Que ganas de estar ahí en la celebración, aunque sea modesta y austera dadas las circunstancias; que ganas de tomarte de la mano para decirte que seguimos contigo y siempre contigo; con la imagen luminosa del Che alumbrando el camino, pero en la dirección de la Revolución Cubana, esa que tú forjaste, hacia la Patria Grande de Chávez y de Evo.

Que bueno que tus ochenta Fidel, lleguen justo ahora en esta época de cambios, de revoluciones, de Jach’a Uru. Que bueno que llegue este tu aniversario en el medio de cuanta cosa buena y esperanzadora está pasando en la América toda y que pena, que triste que llegue en medio del horroroso genocidio que el Imperio sigue perpetrando a un pueblo inocente como son los palestinos y libanéses, sin que absolutamente nadie haga algo para que la locura se pare. Aún no nos dejan en paz y aunque la espada de Bolívar ya camina por América Latina, todavía queda mucho por hacer Comandante, y tú lo sabes.

Por eso este aniversario tuyo hay que festejarlo a pesar que tu cuerpo, frágil como el de cualquiera de nosotros te haya dicho momentáneamente basta a tanta exigencia; sin embargo, sabemos que esto solo será por un momento, porque los seres como tu, de estirpe de bronce y luz, no se rinden fácilmente y tu aún eres necesario en la trinchera para seguir luchando; aún quedan muchos amaneceres que ver juntos, muchas victorias que saborear juntos, tú y todos nosotros, porque si bien Cuba, Venezuela y Bolivia ya están en camino a lograr los objetivos trazados, la Revolución te demandará todavía trabajo y esfuerzo en toda América; es imprescindible que tu voz tranquila siga resonando en todas las palestras internacionales en la denuncia permanente y en la reivindicación permanente; es necesario por Los Cinco y por esa América Morena que tú tanto amas. El trabajo aún no ha terminado.

Cuando te levantes de tu lecho convaleciente, celebraremos juntos en diciembre, tal como tú lo has pedido, no solamente los cincuenta años del asalto el Moncada, sino tus ochenta años de victoria frente a la muerte, la desigualdad, la desesperanza, el oprobio y la indignidad.

Celebraremos la certeza de que otro mundo sí es posible y demostraremos al Imperio y a todos aquellos traidores que prematuramente festejaron tu muerte, que estás más vivo que nunca como el símbolo de la fuerza que se adquiere cuando uno consagra la vida al servicio de los demás.

Quizás o más importante que festejaremos Comandante y amigo en este tu ochenta aniversario, es que la victoria al frente de la Revolución Cubana, frente a los miles de planes macabros por hacerla desaparecer, no son otra cosa que la victoria del amor sobre el odio; de ese amor inmenso por tu pueblo que te ha llevado cumplir como ningún otro la sentencia del Che que dice que el verdadero revolucionario está movido por los más puros sentimiento de amor.

En un mundo destrozado, donde los misiles y las armas químicas están atacando ahora mismo mientras escribo de manera inmisericorde a miles de libaneses y palestinos, en su mayoría niños y niñas, hablar del amor y de su realización en hechos concretos parece una verdadera Utopía y lo es porque tú Fidel, eres la Utopía hecha hombre, hecha ternura, realidad y esperanza.

Ma. Bolivia Rothe es boliviana y médica salubrista.

pepe dijo...

¿nueva literatura boliviana? Ya veo... "estirpe de bronce y luz" : muy original, jaja

ca dijo...

Estimado v.a.starosta:
"Extraordinario" se escribe con x, para empezar. Lo otro: ¿quien te paga para que andes por ahí difundiendo tan estúpidas babosadas?

Anónimo dijo...

Este fragmento es una joyita:

...mientras escribo de manera inmisericorde...

Anónimo dijo...

malditos spammers comunistas

NG la Banda dijo...

Aquí les dejo una estrofa de un “reggaetoncito” que estoy componiendo.

El chándal del coma-andante?
Tremendo desplante!
Que paso con el verde olivo?
No parece que esta vivo!
El coma-andante, el coma-andate…

Un saludo cordial..NG